Archivo mensual: abril 2012

Auguri Bernardo

Escribe : Julio Páramo
Uno de los más grandes directores de  la historia del cine acaba de  superar su septuagésima década y aunque el paso de los años ya  empiecen  a pasarle la factura. Bernardo Bertolucci  continúa filmando y sigue estando en el mejor  momento de su amplia carrera cinematográfica.
En esta nota hablaremos acerca de una de las películas más controvertidas, y a su vez una de las cintas que le rindieron mayor  tributo y valía internacional.
The last Tango in Paris (El Último Tango en París).  Será por siempre una de esas  películas que tendrán una llamarada y una fulguración incesante, una bocanada de aire frío reconfortante,  muy similar a la de  un beso robado, al de un rapto nocturno o de exabrupto moral.Marlon Brando quién fuera  uno de los mayores monstruos de la actuación, y  que será siempre recordado por sus papeles del “Salvaje”,será evocado por el grito de angustia inmortalizado como el esposo de Vivian Leigh, la recordada Scarlett,  en el ocaso de su carrera actoral en  “Un tranvía llamado deseo” y por encarnar a Don Vito Corleone en el épico poema visual del “Padrino”, solamente por enumerar alguna de sus actuaciones de su larga carrera, sirviendo de  comentarios  anteriores en este blog.
 Paul (Marlon Brando) es un hombre atormentado por la reciente muerte de su esposa, tiene una angustia moral y  que  debe cargar a cuestas  por la reciente pérdida de su  mujer, no tiene otra  cosa más que vagabundear solo por Paris y  administrar el modesto hotel que tiene junto a su madre en la ciudad luz, la quietud de sus días cambian vertiginosamente al conocer a una mujer mucho menor que él de nombre Jeanne (María Scheneider) al tratar de llevar a cabo  un  acuerdo para arrendar un departamento, en el que el amor-pasión y lujuria se  desataran irremediablemente desde el primer instante de  conocerse, como un tormenta irracional y cruel,  siendo el eje y temática del film de Bertolucci, los desnudos frontales y sin tapujos de María Scheneider que le conllevarían a ser una actriz estereotipada de dama lasciva e infravalorada por la industria, estigmatizada como actriz maldita, muriendo el año 2011  de un cáncer terminal.
Las parafilias abordadas por los dos amantes serán lo nutrientes  fundamentales del film, sobrellevado por un candente voyerismo y  análisis freudiano de las mismas, sin caer en el abuso de las formas y de la pornografía barata, es más bien sino una sólida  historia de dos seres tratando de encontrar un significado a sus aparentes desmotivadas vidas, llevando una  doble existencia que les llevara a juntar sus caminos en una vorágine de pasiones eternas, aún sin conocerse, sin conversar sobre sus interés particulares, simplemente siguiendo sus más básicos instintos de amantes. Más allá  del  lado salvaje y erótico se encuentra Jean Pierre Leaud, símbolo de la nouvelle vague y paradigma en el mundo de la actuación, en este film aparece muy joven con la imagen de haber quedado estática en el tiempo, ya por estos días un hombre casi  llegando  a la irremediable ancianidad, empero sin duda alguna un  grande de la actuación y siendo de este modesto cronista cinematográfico que escribe esta nota uno de sus actores predilectos. Jean Pierre Leaud encarna a un idealista director de cine, perdido en su mundo de reflectores y cámaras, imaginando las escenas perfectas, realizando cameos con sus manos, exagerando a veces y llegando muchas veces al ridículo, perdiendo la completa lucidez al pensar solamente en el cine y alejándose cada vez de la vida misma, porque alguna vez me hicieron la misma interrogante si sabía diferenciar entre la realidad y la barrera infranqueable del cine, y no supe lo que debía responder, pensando y viviendo en cine, algunos dirán retrato del mismo director de esta obra maestra, fue cuando  me sentí al igual que Jean Pierre Leaud mientras citaba a Rita Hayworth y a otras actrices del Hollywood dorado perdido en un mundo de quimera fílmica, el amor entre Jeanne y el es puro y tiene halos de romanticismo a comparación del lado salvaje y tremebundo que tiene con el viejo Brando, abrazos y caricias , estados de ánimos conflictuados entre el joven director y ella. Por un  lado el aspecto tierno y por el otro extremo el submundo viejo y retorcido,  son los tópicos más representativos del film, como el bien y el mal  como dos lazos irreconciliables.
Cabe citar que “El último tango en París” está acompañada por la fotografía deslumbrante de Vittorio Storaro, como la escena que quedara inmortalizada en la memoria de muchos cinéfilos  en que  se repite en varias escenas el puente por el cual cruza el tren y no se ve otro monumento más  significativo de la ciudad de Paris son una parte substancial del film, solamente se puede observar las callejuelas y los suburbios, una única escena de baile de tango entre los protagonistas Brando y Schneider, la música esta conducida por los golpeteos de jazz del músico Gato Barbieri.
 El trabajo de Bernardo Bertolucci es vasto e inconmensurable siempre  marcado por cierto sesgo político y de denuncia al régimen imperante, sin dejar de lado el aspecto visual,  sino cabe recordar “Novecento” gran portento visual que narra los comienzos del socialismo en Italia y el auge del fascismo casi igual que  una imagen de  postal para viajeros, pero que por algunos instantes llega a ser algo coja y soporífera,y no por eso dejara de ser una gran cinta, cabe recordar “el último Emperador” una de las cintas más aclamadas por la crítica acerca de la vida de la realeza en china, periodo en que se originó  la revolución cultural, otras films del autor  son: el “Conformista”, “Refugio para el amor”, “Los soñadores”(The dreamers), esta última refleja la vida de tres jóvenes en medio de la revueltas estudiantiles de mayo del 68 que se llevo a cabo en Francia, sería interminable  citar las cintas y reseñar sus películas ya que es un cineasta que tiene una inmensidad de premios internacionales, sin duda alguna Bertolucci es un prócer del cine mundial y una figura que ha desencadenado una ola de seguidores de jóvenes cineastas alrededor del mundo entero, larga vida al maestro de los ambientes exóticos y grandiosos ¡Auguri Bernardo!.

Deja un comentario

Archivado bajo Uncategorized

A Cuarenta años del estreno mundial del Padrino

Escribe: Julio Páramo
Creó en América… es una rotunda y sentenciosa frase que marcaba el inicio  a  una de las  más grandes trilogías  jamás antes vistas  en la  industria del cine.
La primera parte de la trilogía del “Padrino” salió a la luz el 15 de marzo de 1972, los gerifaltes del estudio Paramount  pensaron solamente  en realizar  una cinta de mafiosos  de bajo presupuesto, pero nunca se imaginaron  que con el devenir del tiempo  “El Padrino” se iba a convertir en un film de culto.
Los productores de la Paramount reclutaron por esos años  a un cineasta de poca monta  llamado Francis Ford Coppola, que   únicamente contaba con  tres películas en su haber; en los roles principales llamaron  al rodaje a un joven actor de pequeña  estatura y aún desconocido para la industria fílmica, pero de gran riqueza actoral  y de un gran poder histriónico con  la capacidad de  desencadenar una vorágine de sensaciones encontradas en el espectador como es el personaje de Alpacino, encarnando a uno de los más grandes villanos de la pantalla “Michael Corleone”. En el papel central, ampliamente reconocido por  su vasta carrera en la industria cinematográfica, se le dio el protagónico  a  Marlon Brandon para que  personifique a la cabeza de  la mafia más recordada de toda la historia  “Don Vito Corleone”,  que  le valió una nominación a los premios de la Academia por su destacada actuación. Brando era conocido por arruinar las películas en las que participaba, sumado por el desinterés de los productores que no lo querían en la cinta del Padrino por considerarlo una gran estrella y por su ya mencionada  mala reputación entre las grandes casas productoras, al final la Paramount dió su brazo a torcer  para el   deleite del público mundial. Marlon Brando que para el rodaje de esta cinta tuvo que alisarse el pelo, subir de peso, llenarse las mejillas de algodón para así  interpretar  al personaje de Don Vito, asumiendo  grandes momentos estelares a lo largo del film, teniendo un discurso de casi media hora de duración, observando por la ventana  a contraluz el matrimonio de su hija, recepcionando los  favores y saludos de la comunidad de la -little italy-   siempre con la mirada taciturna y acariciando a un pequeño gato.
La comunidad italiana que por aquellos días era multitudinaria y conocida como la –Little italy- en Nueva York. De  aquellos inmigrantes italianos que hoy en día se ha ido progresivamente reduciendo en número, buscaban un mejor porvenir en donde se  podía escuchar a lo largo de  la película las tarantelas y la música tradicional  italiana. Las pandillas y el hampa campeaban por doquier en  ciudades tales como: Nueva York y Chicago y eran caldo de cultivo  para los más sangrientos asesinatos, en esos años de angustia y de depresión existió un de los más grandes mafiosos de la historia  al igual que su similar Al Capone y ese era Lucky Luciano,  una de las  cabezas principales delictivas de todo Nueva York  que fundó una organización  secreta y articulada que tenía varias ramificaciones y tentáculos de poder enraizados  en todos los ámbitos de gobierno americanos y que  se dedicaban en su mayoría al tráfico de licor, a la extorsión, al juego, al soborno de políticos y jueces en beneficio de su organización, este ultimo  eliminó a todos los jefes de los barrios o territorios  que controlaban la ciudad convirtiéndose en el -Capo di tutti  capi- algo así como el jefe de todos los jefes de  Nueva york, personaje que sería clave para la creación del Padrino, adquiriendo un papel mítico.
Le haré una oferta que no podrá rechazar…Es una de esas frases que ha calado a fondo en el modo de hablar y que  se ha adentrado en la  cultura popular  y   así tal vez   lo imaginó por primera vez  Mario Puzo, escritor y guionista del Padrino o también conocido como “el escritor de la mafia”. Solamente Puzo pudo imaginar a un personaje que sea tan aterrador y que pudo manipular a su antojo  las almas de muchas personas, creando una telaraña de traiciones y una ola de quebrantamientos de la ley. Puzo  recorrió las calles del Bronx y de Manhattan donde habitaron aquellos  inmigrantes italo-americanos que se dedicaban a ocupaciones oscuras como es el crimen organizado, conocía a fondo las tradiciones, a las familias, su estilo de vida, su modo de hablar como buen descendiente de la comunidad italiana afincada en Nueva York, muchos de estos  protestaron por el cliché que se les asignaba en las películas de matones y de mafiosos.
En este maremágnum del Padrino donde se conjugan  criminales y  asesinos a sueldo al servicio de las familias más poderosas dedicadas al delito organizando, donde se yerguen cúpulas de poder siniestras como es la organización siciliana “Cosa Nostra”.
El padrino resulta ser un film poético, de una gran valía  visual. Cabe mencionar las  escenas, más resaltantes y violentas: como es el intento de homicidio de Don Vito, la fulminante ráfaga de metrallas que termina cociendo al  primogénito del Padrino en una peaje de automóviles, la matanza del jefe de policía y del otro  mafioso en un restaurante italiano perpetrado por Michael Corleone quién con esa acción se convertiría en el-Capo- de toda la organización creada por Don Corleone, el homicidio de Fredo orquestada en un lago por su propio hermano, en la segunda entrega de la trilogía.
La primera y la segunda entrega de esta saga son cintas que  constituyen en una grandiosa obra de arte,  aunque algo floja la tercera entrega protagonizadas por Andy García y la hija del director Sofía Copolla  en una gran escena clásica  y de merecida recordación es la del asesinato de la hija de Michael Corleone en las escaleras de la ópera de Palermo.
El Padrino es sin duda alguna una de esas películas que se ha adentrado en la memoria colectiva de los espectadores alrededor del mundo y de la que hemos sido fieles testigos a lo largo de su evolución primigenia, además de ser una de esas películas que ha sido vista millares de veces en todo el mundo, en la que se muestra la corrupción de los Estados unidos desde un punto de vista humano, y es una de  esas cintas que sirve para ver cuando uno está derrotado anímicamente, siempre quedara el retrato  del modo de fumar y la mirada inquisidora de Michael Corleone, y por supuesto la fabulosa canción compuesta por Nino rota.  

5 comentarios

Archivado bajo Uncategorized