Auguri Bernardo

Escribe : Julio Páramo
Uno de los más grandes directores de  la historia del cine acaba de  superar su septuagésima década y aunque el paso de los años ya  empiecen  a pasarle la factura. Bernardo Bertolucci  continúa filmando y sigue estando en el mejor  momento de su amplia carrera cinematográfica.
En esta nota hablaremos acerca de una de las películas más controvertidas, y a su vez una de las cintas que le rindieron mayor  tributo y valía internacional.
The last Tango in Paris (El Último Tango en París).  Será por siempre una de esas  películas que tendrán una llamarada y una fulguración incesante, una bocanada de aire frío reconfortante,  muy similar a la de  un beso robado, al de un rapto nocturno o de exabrupto moral.Marlon Brando quién fuera  uno de los mayores monstruos de la actuación, y  que será siempre recordado por sus papeles del “Salvaje”,será evocado por el grito de angustia inmortalizado como el esposo de Vivian Leigh, la recordada Scarlett,  en el ocaso de su carrera actoral en  “Un tranvía llamado deseo” y por encarnar a Don Vito Corleone en el épico poema visual del “Padrino”, solamente por enumerar alguna de sus actuaciones de su larga carrera, sirviendo de  comentarios  anteriores en este blog.
 Paul (Marlon Brando) es un hombre atormentado por la reciente muerte de su esposa, tiene una angustia moral y  que  debe cargar a cuestas  por la reciente pérdida de su  mujer, no tiene otra  cosa más que vagabundear solo por Paris y  administrar el modesto hotel que tiene junto a su madre en la ciudad luz, la quietud de sus días cambian vertiginosamente al conocer a una mujer mucho menor que él de nombre Jeanne (María Scheneider) al tratar de llevar a cabo  un  acuerdo para arrendar un departamento, en el que el amor-pasión y lujuria se  desataran irremediablemente desde el primer instante de  conocerse, como un tormenta irracional y cruel,  siendo el eje y temática del film de Bertolucci, los desnudos frontales y sin tapujos de María Scheneider que le conllevarían a ser una actriz estereotipada de dama lasciva e infravalorada por la industria, estigmatizada como actriz maldita, muriendo el año 2011  de un cáncer terminal.
Las parafilias abordadas por los dos amantes serán lo nutrientes  fundamentales del film, sobrellevado por un candente voyerismo y  análisis freudiano de las mismas, sin caer en el abuso de las formas y de la pornografía barata, es más bien sino una sólida  historia de dos seres tratando de encontrar un significado a sus aparentes desmotivadas vidas, llevando una  doble existencia que les llevara a juntar sus caminos en una vorágine de pasiones eternas, aún sin conocerse, sin conversar sobre sus interés particulares, simplemente siguiendo sus más básicos instintos de amantes. Más allá  del  lado salvaje y erótico se encuentra Jean Pierre Leaud, símbolo de la nouvelle vague y paradigma en el mundo de la actuación, en este film aparece muy joven con la imagen de haber quedado estática en el tiempo, ya por estos días un hombre casi  llegando  a la irremediable ancianidad, empero sin duda alguna un  grande de la actuación y siendo de este modesto cronista cinematográfico que escribe esta nota uno de sus actores predilectos. Jean Pierre Leaud encarna a un idealista director de cine, perdido en su mundo de reflectores y cámaras, imaginando las escenas perfectas, realizando cameos con sus manos, exagerando a veces y llegando muchas veces al ridículo, perdiendo la completa lucidez al pensar solamente en el cine y alejándose cada vez de la vida misma, porque alguna vez me hicieron la misma interrogante si sabía diferenciar entre la realidad y la barrera infranqueable del cine, y no supe lo que debía responder, pensando y viviendo en cine, algunos dirán retrato del mismo director de esta obra maestra, fue cuando  me sentí al igual que Jean Pierre Leaud mientras citaba a Rita Hayworth y a otras actrices del Hollywood dorado perdido en un mundo de quimera fílmica, el amor entre Jeanne y el es puro y tiene halos de romanticismo a comparación del lado salvaje y tremebundo que tiene con el viejo Brando, abrazos y caricias , estados de ánimos conflictuados entre el joven director y ella. Por un  lado el aspecto tierno y por el otro extremo el submundo viejo y retorcido,  son los tópicos más representativos del film, como el bien y el mal  como dos lazos irreconciliables.
Cabe citar que “El último tango en París” está acompañada por la fotografía deslumbrante de Vittorio Storaro, como la escena que quedara inmortalizada en la memoria de muchos cinéfilos  en que  se repite en varias escenas el puente por el cual cruza el tren y no se ve otro monumento más  significativo de la ciudad de Paris son una parte substancial del film, solamente se puede observar las callejuelas y los suburbios, una única escena de baile de tango entre los protagonistas Brando y Schneider, la música esta conducida por los golpeteos de jazz del músico Gato Barbieri.
 El trabajo de Bernardo Bertolucci es vasto e inconmensurable siempre  marcado por cierto sesgo político y de denuncia al régimen imperante, sin dejar de lado el aspecto visual,  sino cabe recordar “Novecento” gran portento visual que narra los comienzos del socialismo en Italia y el auge del fascismo casi igual que  una imagen de  postal para viajeros, pero que por algunos instantes llega a ser algo coja y soporífera,y no por eso dejara de ser una gran cinta, cabe recordar “el último Emperador” una de las cintas más aclamadas por la crítica acerca de la vida de la realeza en china, periodo en que se originó  la revolución cultural, otras films del autor  son: el “Conformista”, “Refugio para el amor”, “Los soñadores”(The dreamers), esta última refleja la vida de tres jóvenes en medio de la revueltas estudiantiles de mayo del 68 que se llevo a cabo en Francia, sería interminable  citar las cintas y reseñar sus películas ya que es un cineasta que tiene una inmensidad de premios internacionales, sin duda alguna Bertolucci es un prócer del cine mundial y una figura que ha desencadenado una ola de seguidores de jóvenes cineastas alrededor del mundo entero, larga vida al maestro de los ambientes exóticos y grandiosos ¡Auguri Bernardo!.
Anuncios

Deja un comentario

Archivado bajo Uncategorized

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s