La Magia de Pérez Reverte En Pocas Palabras

Escribe: Julio Páramo
Al Caballero del Jubón Amarillo
Arturo Pérez Reverte es sin duda alguna uno de los mejores novelistas de nuestro tiempo. Aunque haya escrito una novela de narcotraficantes, llevada de mala manera a la pantalla de televisión,  como la telenovela cursi y sin gracia”La Reina del Sur”. No hacen del autor un escritor pobre de imaginación, sino que en vez de menoscabar su reputación de literato, reafirman su gran condición como  magnifico fabulador de historias.   
El maestro de Esgrima junto a otras de sus grandes novelas que son: La saga del Capitán Alatriste, El Club Dumas, La Tabla de Flandes o Territorio Comanche. En esta última novela siendo protagonista  del cruento enfrentamiento que se originó en la ex Yugoslavia, una guerra fratricida que degeneró en la muerte y masacre de mucha gente, sirviendo en este conflicto armado como reportero de la televisión española.
 En uno de sus tantos periplos Arturo Pérez Reverte,  tuvo que defender su vida en Eritrea a sangre y fuego. Es por ello que  Reverte es un  viajero incansable como lo fue Hemingway en sus mejores años, sus escritos gozan de una gran vitalidad y son testimonio fiel de su recorrido por el mundo, su obra goza de una vasta e inconmensurable valía literaria, que le valió sendos premios y galardones, como también  de muchas adaptaciones cinematográficas.
Don Jaime de Astarloa es un viejo maestro de esgrima, un héroe de adarga antigua que tiene  bajo sus hombros la pesada cruz de los años, héroe enigmático, que llega a ser un personaje de novela de caballería, un caballero que llega a asemejarse a la figura de un dandy, protagonista solitario y prócer de la historia del “Maestro de Esgrima”. Su único entretenimiento son los libros y  las tertulias en el desaparecido café “El Progreso” y la historia gira en torno a él. Tiene como contertulios a un fanático e incendiario republicano (Agapito Cárceles) quien será víctima de un horrendo crimen y de otro defensor de la causa monárquica, junto a otros amigos suyos que son un profesor de piano en el encendido Madrid de 1868. El mundo de aquellos días está convulsionado, al borde de una  inminente revolución contra la reina Isabel II de España, en donde resuenan las  voces de cambio  que reclaman democracia y proclaman la libertad absoluta, se mencionan los nombres de Juan Prim y Francisco Serrano, personajes importantes de aquella época. El mundo parece ser hostil para Don Jaime de Astarloa, en donde lo más importante es el honor y la honestidad, superando todo plano económico, político y social en una España atiborrada de tahúres y traidores, sumado por la grave crisis económica que azota el país, acaecido  por la pérdida de la última colonia española,Cuba. Aquí se puede apreciar alguna de las líneas más significativas e importantes de todo el libro:
“Retumbó un trueno sobre los tejados de Madrid. Abriendo sus entrañas, el cielo dejó caer un violento aguacero. Al otro lado de la calle se veía correr a los transeúntes en busca de refugio, Jaime Astarloa bebió un sorbo de café mientras miraba, melancólico golpear la lluvia contra el vidrio de la ventana. El gato que había salido a dar una vuelta, regresó de un salto, con el pelo húmedo y erizado, escuálida imagen de miseria que clavó en el maestro de armas el recelo de sus ojos malignos”.
El maestro de Esgrima
En medio del transcurrir de los días pasivos de Don Jaime de Astarloa, en que ya nadie valora su arte como esgrimista, puesto que la gente no ve con buenos ojos aprender un arte obsoleto, como es el arte de los lances a espada. Conoce a una mujer misteriosa de nombre Adela de Otero que entre su belleza y su mirada violeta, despertara en el viejo maestro un sentimiento muerto desde ya hace mucho tiempo, resultando ser una espía y fría esgrimista.
Cada capítulo hace mención a la esgrima como arte, como forjador del temple de las personas. Es por ello que Don Jaime se gana la vida dando clases particulares de esgrima a muchos jóvenes, entre ellos a un viejo amigo el marqués de los Alumbres quien será encontrado misteriosamente muerto.
Novela de tintes policíacos,  en donde se siente la influencia de Dumas hijo y padre, pero mucho más se siente el influjo del gran escritor Benito Pérez Galdos, en el llamado Madrid galdosiano, colofón final de una gran novela, hermosamente llevada al cine por Pedro Olea.

Algunas escenas de la película:

Soundtrack:

Anuncios

Deja un comentario

Archivado bajo Uncategorized

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s