Archivo de la etiqueta: literaturaportuguesa

Las Aventuras Y Desventuras De Un Portuguesito Valiente

“La Reliquia”

Por: Mauricio Babilonia.

  la reliquiaLa Reliquia, es una novela escrita en las postrimerías del siglo XIX, por el gran novelista “José Maria Eça de Queirós” llamado  el Balzac  portugués, y conocido  por su obra fundamental “Os Maia”.

 “El Realismo” era la corriente literaria de la época y Francia,  continuaba siendo el   centro de las letras en el mundo. Honoré de Balzac se erigía  como  su principal  representante.  A lo largo de su vida,  pasó por una  serie de    precariedades y vicisitudes, escribía y bebía  café negro hasta altas horas de la  noche, hasta ir deteriorando de a pocos su salud. Por aquel entonces Balzac se nutría de los grandes salones parisinos y las fiestas de la aristocracia,  retratando a la sociedad francesa como un  verdadero pintor, admiraba a la alta alcurnia, pero a la vez era su más grande detractor. En su vasta carrera de prosista se convirtió en un gran esteta y maestro de las costumbres de aquel estamento social, en sus inicios escribía  al servicio de editores no siempre escrupulosos, condensando su obra en: “La Comedia Humana”.  Tenía un busto de Napoleón en su escritorio del que  colgaba un cartel: “Lo que no llegó él a conseguir con la espada lo realizaré yo con la pluma”, sin duda alguna un  –Genio-.

 Eça de Queirós era un escritor empedernido y obsesionado al igual que Balzac, La Reliquia no es una de sus novelas más importantes como “Os Maias” o “El Crimen del Padre Amaro” llevada al cine y actuada por Gael García Bernal. En el que retrata los avatares de la vida de su  personaje principal y héroe de aquellos días don “Teodorico Raposo”, huérfano a temprana edad e internado desde muy niño en un colegio religioso, convirtiéndose en abogado. A su vez se encuentra  condenado a los designios y buena voluntad de su tía “Doña Patrocinio de las Nieves”. Una mujer envejecida entre los palios y cálices de una retrógrada  iglesia católica, además de ser  la principal  benefactora de estos últimos. Ella por su parte es  una mujer pacata y obsesionada, a la que dedica  buena parte del día a rezos y reflexiones de carácter católico, empero odia sobre todo el  amor humano(carnal), llenándola de una honda repugnancia. Es un personaje lleno de hipocresía y doble moral, quién heredo la  mala fortuna de un personaje sin escrúpulos llamado G. Godinho, retratado magistralmente por Eça de Queirós .

Teodorico Raposo gusta de la buena vida, y el buen pasar económico,  aspira  a heredar  la fortuna de su tía, siguiendo al pie de la letra todos sus designios y deseos, asiste a novenas y misas de las iglesias de Lisboa, una ciudad que sirve de telón de fondo, siendo testigo de sus desventuras. En su larga búsqueda interminable de diversión y de delectaciones, se ira tornado en un  pícaro irrefrenable, quedando cautivado  por una hermosa mujer, pero  desilusionado muy tempranamente,  por ser una mujer manipuladora y aprovechadora de la buena fortuna de la que goza hasta aquel instante de su vida.

la-reliquia-eca-de-queiroz-6533-MLA5071006337_092013-F

Para complacer a su tía decide  realizar un viaje a Jerusalén “La Tierra Santa”, asignándole  traer consigo una misteriosa “Reliquia”. Dicho sea de paso, las reliquias eran muy apreciadas,  porque brindaban a sus poseedores la ansiada paz espiritual, incluso  podían tener poderes sobrenaturales y curativos por pertenecer a algún personaje santo, iniciándose con ello un tráfico irreprimible de estas.

En su primera escala de viaje  a Egipto, conocerá una dama de compañía inglesa con la que mantendrá una relación sentimental,  y estará siempre presente en sus más recónditos recuerdos. En su ruta a Medio Oriente, le acompañara un historiador alemán “Topsius” un hombre dilecto y leído que  se convertirá  en  su fiel compañero y guía, a la vez es un investigador y gran narrador  de los pasajes bíblicos que se cuenta en  buena parte del libro, contado con gran pericia y precisión,  pero  que en algunas páginas son soporíferas e insoportables. Los pasajes del Gólgota  y del  Santo sepulcro  están inundados de vendedores y mercachifles de souvenirs de todo tipo, empero la ciudad santa esconde diversión para los viajeros, con dinero.

Hasta  hallar  finalmente la preciada reliquia, que  finalmente será confundida y descubierta como  prenda íntima de la inglesa con quien entablo relación en Alejandría,  descubierta por su gazmoña tía y  su fiel séquito de acompañantes. Al final Raposo será expulsado de la gran casa de su tía,   quedando desheredado. Teodorico, hundido en un profundo pesar, lamentándose profundamente de aquel hecho funesto del extravió de la reliquia, iniciará una empresa de reliquias bíblicas con las que subsistirá un buen tiempo, hasta conseguir un empleo digno con un antiguo amigo suyo. La novela tiene  un final ambiguo, podría llamarse feliz,  se  casara  con la hermana de este; desligándose de toda fe y creencia religiosa impuesta a la fuerza hasta ese entonces, como descelance final.

 0355ca59ef3858b25215193a0dd980e70ec87e23_medium

El libro devela  una crítica feroz y descarnada a la moral de la época, adentrándose  en los pensamientos más recónditos  de  las clases altas, y a  su  aspiración de riquezas desmedidas, en una Lisboa en  la que todavía persiste la hipocresía de sus habitantes a finales del siglo XIX, en  donde  la  iglesia católica tiene un rol importante en la vida de las personas, y que se han ido trastocando  en sus ideales fundamentales, hasta convertirse en un ente mercantilista, para así obtener los favores de sus   más fieles creyentes. Cualquier seguidor de la parte más ultra-conservadora de la Iglesia de hoy en día “Opus Dei” podría catalogar a esta obra como un libro corrupto y lleno de blasfemias en contra de la institución católica, sin saber verdaderamente lo que se esconde detrás de sus páginas, es por eso que  no debe de ser malinterpretada o juzgada apresuradamente o a la ligera, como un libro de denuncia. Esta obra a su vez está cargada de pasajes llenos de ironía y de buen humor, llevados con buen tino y  elegancia, en el que el viaje  a lugares  santos, se  convierten en un viaje repleto de historia y de bohemia, en el que la pasión de Cristo en el Gólgota, en un sueño de Raposo, cuenta los pormenores de aquel pasaje histórico.

Recordemos que José Maria Eça de Queirós, buena parte de su vida la dedico al servicio diplomático, por eso se debe su gran conocimiento geográfico e histórico, sumado a la buena construcción de sus personajes. En sus cortos cincuenta y cinco años, se ha convertido en una luminaria imprescindible para cualquier escritor en ciernes,  y  su vigencia como literato aún continúa. Es por ende que su obra debe de ser revalorada, especialmente en los países de lengua no portuguesa, en donde no es muy conocida su obra.

Deja un comentario

Archivado bajo Uncategorized